MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, abril 24, 2006

Oooom... el poder de las piedras a mí

Uno de mis trabajos (agh, el pluriempleo es necesario para mi supervivencia) consiste en llevar a grupos de adultos a hacer visitas por Madrid. Les acompaño a museos, hacemos recorridos por las calles, les explico la historia y el arte de la ciudad (y después, para digerir el tostón, nos vamos de tapas). Casi todos mis alumnos son mujeres, entre 45-70 años: son "mis señoras" y yo para ellas soy "la niña".
El otro día las llevé a visitar el que ellas llaman "el museo de las piedras": estanterías y vitrinas llenitas de rocas. Vamos, una juerga de museo . Nos guió la visita un señor guía geólogo que, muy serio, comenzó a hablarnos de piedras, eras y bichos fosilizados:
- Señor guía geólogo: El cretácico es un periodo que... paleozoico... trilobites... millones de años que... Pangea...
- Misia: zzzzzzz (he desarrollado una increíble capacidad para dormir de pie, con los ojos abiertos y poniendo cara de interés. Es pura supervivencia, si quieres aguantar el mismo rollo sobre piedras tres veces en dos días).
- Señor guía geólogo: Estamos frente a un gran fragmento de cuarzo rosa extraído en... que se forma por... y se fragmenta en...
Y allí, parados ante una gran piedra rosa colocada en el centro de la sala, fue cuando la visita comenzó a ponerse entretenida, porque los verdaderos intereses de mis señoras, que para ser fieles a la verdad no tenían mucho que ver con el cretácico, salieron a la luz:
- Señora 1: ¡Cuarzo rosa! uy, chicas, que el cuarzo rosa da muy buenas vibraciones y mucha energía, y éste siendo tan grande tiene que ser de lo más poderoso: ¡tocadlo, tocadlo!
Y todas a una, cinco señoras se abalanzaron sobre el pedrolo rosa, ante la mirada atónita del guía, y diez manos comenzaron a palpar el peazo de cuarzo como si de calibrar un melón se tratara.
- Señor guía geólogo: ¿buenas qué? no, si el cuarzo es un mineral que se encuentra en la ....
- Señora 1: ¿lo notáis, chicas, notáis como sube la energía por las manos?
- Señor guía geólogo: bueno, la verdad es que ese tipo de cuestiones no tienen ningún fundamento científico... -el Señor guía geólogo tenía una cara rara-. ¡SEÑORAS, POR FAVOR, NO ME TOQUEN EL CUARZO! Um, será mejor que vayamos a la siguiente vitrina: las piritas. La pirita es sulfuro de hierro que se puede presentar en forma geométrica como estos cubos y cuya compos...
- Señora 1: ¡Pirita! Esto es buenísimo para el dinero: ¡mirad, mirad! -abre el bolso, saca el monedero, lo abre y saca... un cubo de pirita, igualito al de la vitrina-. Si la llevas contigo nunca tendrás problemas económicos. Niña, te voy a regalar una, bueno, o mejor te regalo la pirita para el dinero y un cuarzo rosa en forma de corazón para atraer el amor, a ver si te sacas novio de una vez ya.
- Señora 2: Ay, Señora 1, tú que controlas de esto: ¿sabes de alguna piedra que quite el dolor de riñones? Porque a veces tengo unas punzadas aquí que...
- Señora 1: pues dime tu signo del zodiaco y te digo el próximo día cual es buena para ti, porque no es lo mismo si eres de tierra que de agua.
El señor guía geólogo parecía cansado, el pobre.
- Señor guía geólogo: como iba diciendo la pirita cristaliza en cubos equidimensionales, octaedr...
- Señora 3: Niña, la pirita es la que mataba al Supermán, ¿no?
El señor guía geólogo abrió la boca, y la cerró. Y sólo... suspiró. De repente parecía que estaba más canoso, más ojeroso y más bajito. Y parecía tan cansado...
-Señor guía geólogo: Pasemos a las dos siguientes vitrinas, son las últimas que les explico. Las otras tres plantas del museo las tendrán que ver solas, que yo no subo escaleras.
Creo que fue la visita más corta de la historia del museo de las piedras. También creo que ese señor vivirá dos años menos por nuestra culpa. Bueno, o a lo mejor es por culpa del cuarzo rosa, que le chupó la energía y por eso parecía tan cansado.

13 comentarios:

Avalon dijo...

ayvadios!! si es que a ellas si que las carga el diablo!!

lorzagirl dijo...

Que bueno!!!
Me recuerda a una señora que me dijo "niña, tú que has estudiado historia lo tienes que saber: ¿de verdad las pirámides las construyeron los extraterrestres?"

Misia dijo...

Lorzagirl, compañera de fatigas (también estudié Historia), sospecho que tus viej...ancianas y mis señoras son la misma persona.

EmeA dijo...

¿Por qué la gente no se cansa de abrir blogs que tendré que visitar a diario?

perri dijo...

esas señoras si que saben disfrutar de un museo

perri dijo...

esas señoras si que saben disfrutar de un museo

perri dijo...

esas señoras si que saben disfrutar de un museo

Neithan dijo...

¿Misia?
¿Misia?
Y el caso es que ese nombre me suena de algo... tiene un deje de escritora de "Slice of life" pero sin ese regusto aburrido, si no más bien erótico-festivo...
¿De qué me suena eso de Misia?
¿Y un post de Candy Candy?
¿Candy girl?

¡¡Lo tengo en la punta de la lengua, pero no sé de qué carajo me suenan...!!

Good luck con el blog. Frotad la pantalla con cuarzo marrón corriente y moliente, que da suerte a los blogs, dicen...

Be dijo...

Sr Neithan!!! Sí, soy Be en unos blogs y CandyGirl en otros (Misia dice que que tengo doble identidad, como los superheroes). Bienvenido, estamos encantadas de tenerle por aquí.

Y también a Emea, por supuesto. Dios mio, tenemos visitantes de muchísimo frikiestatus! Y les gusta el blog! Señores, quédense a dormir!!!

Por cierto, en breve (en cuando Adbar quiera) verán un nuevo post nuestro en CdF.

Misia dijo...

¡¡¡Emea y Neithan!!! Después de habernos dado alojamiento en su blog, nos alegra mucho que vengan a visitarnos aquí. A ver si el nuevo post les gusta... o nos tiran al barranco por cursis sin remedio.

EmeA dijo...

> Señores, quédense a dormir!!!

Aviso que ronco mucho, pero tú lo has querido

gab dijo...

Be, sabía que eras candygirl...
jajaja
Misia, ayer me encontré con mi vecina Eli que es una señora encantadora que siempre me da muchos besos y me dice lo guapísima que estoy, aunque esté ojerosa y recién levantada. Iba muy peripuesta así que le pregunté que a dónde se dirigía y me contó que una vez a la semana se va de excursión a ver museos con otras señoras guiadas por una niña monísima que además sabe un montón. Y pensé, mira, podía ser Misia.

Misia dijo...

Um, podría ser yo, pero, espera... ¿monísima? ¿que sabe un montón? no, no soy yo. Jijiji.